Jas… Jass… Jazz (1915 -1917)

Tom Brown’s Band; Ray Lopez; Arnold Loyacano; Billy Lambert; Tom Brown; Larry Shields; Arnold Loyacano; 1915
Tom Brown
Stein’s Band for Dixie; Yellow Nuñez; Eddie Edwards; Henry Ragas: Nick LaRocca; Johnny Stein
The Original Diexieland Jass Band; Tony Sbarbaro; Nick LaRocca; Yellow Nuñez; Eddie Edwards; Henry Ragas
The Original Diexieland Jass Band; Tony Sbarbaro; Nick LaRocca; Larry Shields; Eddie Edwards; Henry Ragas
Eddie Edwards
Bill Johnson
The Original Creole Orchestra/The Creole Band; Freddie Keppard; George Baquet; Jimmie Palao; W.M. Williams; Dink Johnson; Eddie Venson; Bill Johnson
Kid Ory
Jas… Jass… Jazz (1915-1917)

Si a cualquier persona le interesara conocer cuál es la historia de la palabra “jazz” se encontraría, a nada que profundice, con que previamente existió la palabra “jass”, lo cual es cierto. Si ahondamos un poco más llegaremos a percatarnos de que durante el curso de los años 1915 -1917 aparecieron casi simultáneamente los términos “jazz”, “jaz”, “jass”, “jas” y “jasz”. Al ser utilizados por primera vez para definir un tipo de música, no existió la suficiente información para saber cuál era el correcto o el oficial.

Si nos centramos en Nueva Orleans, en esos años, y hubiésemos preguntado a sus músicos cómo llamaban a la música que interpretaban nos habrían respondido que “ragtime”.
Sidney Bechet lo explica de esta manera en su autobiografía “Treat it Gentle: An Autobiography”: “Deja que te diga una cosa. Jazz, es el nombre que la gente blanca le puso a la música. Hay dos clases de música. Está la clásica y está el ragtime. Cuando yo te digo ragtime tú lo sientes, esa palabra encierra algo bueno. Pero jazz podría significar cualquier maldita cosa: tiempos buenos, copular, un baile. Nosotros solíamos emplear “jass” en el sentido sexual. Pero cuando tú dices ragtime estás hablando de música”.

 Parece estar debidamente documentado de que la palabra “jazz” en los primeros años del siglo XX no era la más idónea para pronunciarla en un acto social por sus posibles connotaciones sexuales, pero lo que no está nada claro es que esta fuera su primera acepción o la única.
Como ejemplo, en el periódico Los Angeles Times apareció esta frase el 2 de abril de 1912: “Ben’s jazz curve”. El periodista deportivo acuñó esa expresión para explicar la curva endiablada que tomaba la pelota cuando el pitcher Ben Anderson la lanzaba a la base.

Nos encontramos en Nueva Orleans a principio de 1915. La banda liderada por el trombonista Tom Brown actuaba en el Club Creole. En un descanso, le entregaron un telegrama en el cual el dueño del “Lamb’s Café” de Chicago le ofrecía un contrato de seis semanas. Tom aceptó y resolvieron que la premiere se realizaría el 17 de mayo. La banda de Brown estaba formada por, el corneta, Ray López, el clarinetista, Gussie Mueller, el baterista, Billy Lamber y el pianista y contrabajista, Arnold Loyocano.

Cuando Tom Brown y sus músicos tomaron posesión del escenario del “Lamb’s Café le obsequiaron a su dueño, Smiley Corbett, con la canción “Memphis Blues” para mostrarle cuál era el tipo de música que interpretaban. Smiley se quedó blanco como un fantasma y les dijo con una especie de rugido: ¿Qué clase de ruido es ese? Vosotros chicos ¿estáis locos o borrachos? Pero ahí quedó todo.
A los pocos días, un cliente del club se acercó a Tom Brown y le preguntó: ¿Cómo llamáis a vuestra música? Brown le contestó: “La llamamos blues o ragtime. Esta es la música de Nueva Orleans”. El cliente le comentó: “Esta música ha tenido que viajar. ¿Qué tal se encuentra con nosotros en el norte? Brown le dio la tarjeta de la banda que decía: “Brown’s Band. Música para todas las ocasiones. Paradas. Fiestas. Picnics y Bailes”.

 Cuando el grupo de Brown llevaba una semana actuando en el “Lamb’s Café” la dirección del local mandó insertar un anuncio en los periódicos en el que describía a la banda que estaba actuando en él de esta manera: “Brown’s Dixieland Jass Band, Direct from New Orleans, Best Dance Music in Chicago”. Ningún miembro de la formación supo qué diablos significaba “jass”, pero como los clientes estaban más que satisfechos con su música continuaron tocando con el mismo entusiasmo.
El sindicato de músicos de Chicago no estaba nada contento de que su ciudad abriera las puertas a miembros que no pertenecieran a su asociación por lo que se valieron de la “leyenda” que afirmaba que la palabra “jass” tenía connotaciones sexuales con el fin de desacreditar a la banda de Brown. Cuando Smiley Corbett se enteró de esa especie de chantaje le cambiaron el nombre por el de “Brown’s Band From Dixieland” y con él continuó hasta finalizar su contrato.
Toda esta historia no quita para que la primera banda que tuvo incrustada la palabra “jass” en su nombre fue la liderada por el trombonista Tom Brown, aunque solo fuese por unas pocas semanas. Estamos en 1915.

Un agente de contratación de nombre Harry James se puso en contacto con el baterista de Nueva Orleans, Johnny Stein a primeros del año 1916. Le propuso que formara una banda para actuar en el Booster’s Club de Chicago. Stein aceptó la oferta y contrató a los siguientes músicos: Henry Ragas, piano; Nick LaRocca, corneta; Eddie Edwards, trombón; Yellow Nuñez, clarinete. A la banda le puso el nombre de “Stein’s Band for Dixie”.
En febrero, el agente y los músicos llegaron a Chicago y se encontraron con que el Booster’s Club había sido clausurado por la policía. Harry James, ante tal situación, arregló una audición para el grupo en el Schiller’s Café. A raíz de la misma la banda fue contratada para actuar en el citado club a partir del 3 de marzo.
Cuando la “Stein’s Band for Dixie” se acercó al Schiller’s Café unos días antes de la fecha convenida se encontraron con que toda la publicidad que anunciaba su llegada estaba referida a una banda de nombre “Stein’s Dixie Jass Band”. Los músicos, como en el caso de los de la formación de Brown, no entendieron qué hacía ahí la palabra “jass”. El dueño del Café les informó que en Chicago a la música de Nueva Orleans se la llamaba “jass”. Y ahí quedó zanjado el tema.

Cuando la banda llevaba tres meses sobre el escenario del Schiller’s Café los cuatro músicos contratados por Stein se quejaron de que el salario que percibían era muy bajo y era necesaria una substancial subida. El baterista se negó a cambiar los términos del contrato que él había firmado. Los cuatro músicos abandonaron a Stein a principios de junio y volvieron a Nueva Orleans. Allí contrataron al baterista Tony Sbarbaro y ya tenían la banda completa. Le pusieron el nombre, motu proprio, de: “The Original Dixieland Jass Band”. Stein, por su parte contrató a cuatro músicos de Nueva Orleans en sustitución de los anteriores y cumplió todos los términos de su contrato con el dueño del Schiller’s Café.

“The Original Dixieland Jass Band” quedó compuesta como sigue: Henry Ragas, piano; Nick LaRocca, corneta; Eddie Edwards, trombón; Yellow Nuñez, clarinete; Tony Sbarbaro, batería.
A finales de junio ya estaba de vuelta en Chicago, donde el agente Harry James le había conseguido un contrato en el Casino Garden. Al cabo de un tiempo, Yellow Nuñez, por desavenencias con Nick LaRocca, abandonó el grupo y fue sustituido por Larry Shields.
La ODJB finiquitó su contrato en Chicago y se dirigió a Nueva York. Una vez allí fue requerida para actuar en el Reisenweber Restaurant. La discográfica Victor se fijó en ella y se puso en contacto con Nick LaRocca líder de la banda. Las conversaciones entre el corneta y los directivos del sello fructificaron en la grabación de un disco que se produjo el 26 de febrero de 1917. Este evento convirtió a “The Original Dixieland Jass Band” en la primera formación que grababa un disco de jass/jazz. Tenéis a vuestra disposición mi artículo “La 1ª Grabación de Jazz: Livery Stable Blues” que trata sobre ello.

Una vez que Victor tuvo el disco listo, al editor de la discográfica, Ernest John, la palabra “jass” le sobrevolaba la cabeza sin que se asentara en ningún lugar, así que le escribió una carta al trombonista de la banda, Eddie Edwards en este sentido:
“Hemos tratado de encontrar la definición de “Jass Band”. Lo que nosotros queremos saber es de dónde procede esa palabra, y qué es lo que establece exactamente que una banda sea de “jass”.
Nosotros tenemos suficiente información para crear los anuncios publicitarios, pero lo que queremos ahora es que sea más específica, y sobre todas las cosas, una información más precisa.
Si usted puede ayudarnos al respecto o nos puede indicar a alguna autoridad en esta materia, le estaríamos muy agradecidos, y desearíamos también que usted nos proporcione esta información lo más pronto posible”.
Que se sepa, hasta ahora, esta carta no tuvo ninguna respuesta.

Ernest John, le escribió otra carta a Eddie Edwards que decía:
“Con respecto a la palabra “jass” estamos bastante indecisos. Sabemos que en sus tarjetas y en los anuncios del Reinsenweber’s aparece la palabra “jass”, así que hemos decidido que en el poster y en nuestro catálogo aparecerá “Original Dixieland Jass Band”. Hemos resuelto, sin embargo, que en el suplemento especial aparezca: “Llamarla jass, jas, jaz, o jazz, no perjudica en absoluto a una jass band”.

 Aproximadamente doce meses después de que Ernest John le escribiera a Eddie Edwards la carta anteriormente citada, su grupo sacó otro disco al mercado con el nombre de “The Original Dixieland Jazz Band”. “Jass” pasó a ser “Jazz” y no existió, al menos de manera oficial, una razón que explicara dicho cambio. ¿Presionó la discográfica para que este se produjera? Es una posibilidad.

A finales del año 1917 apareció este artículo en el New York Sun: “Una extraña palabra ha aparecido en el mundo de la música popular y se está poniendo de moda. Se trata de la palabra “jazz”, usada principalmente como un adjetivo descriptivo de una banda. El grupo, que toca para bailar, está compuesto por negros que parece que están infectados por un virus que se contagian los unos a los otros. Ellos se mueven, saltan y se retuercen de modo y manera que parece sugerir una vuelta a las maneras medievales”.
La ODJB era la banda de jazz más famosa del país en aquellos días y estaba compuesta por músicos blancos. De su primer disco vendió en el año 1917 un millón. Es llamativo y curioso que en el artículo del Sun solo se nombre a los negros, salvo que los blancos fueran asintomáticos o estuviesen vacunados contra ese virus que parece que afectaba solo a los “de color”.

Creo que está lo suficientemente documentado que la música de Nueva Orleans, a la que sus músicos llamaban “ragtime”, le cambiaron el nombre cuando esta fue escuchada en el Norte del país, denominándola “jass”. ¿Quiénes fueron los músicos de Nueva Orleans que la pasearon por sus ciudades más importantes para que los aficionados o los periodistas o quién fuera la apodara de esa manera? Y todo ello antes de 1915, ya que por esas fechas estaba totalmente extendida en Chicago.

El contrabajista de Nueva Orleans, Bill Johnson abandonó la ciudad en 1909 convirtiéndose en uno de los primeros, o quizás en el primero de cierta entidad, que buscó nuevas experiencias musicales fuera de The Crescent City. Lideró una banda en Los Angeles, California hasta 1912. En esa fecha, quiso poner en marcha un proyecto que tenía en mente, pero para que cristalizara como él quería necesitaba a buenos músicos de Nueva Orleans. Llamó a los siguientes: Freddie Keppard, corneta; Eddie Venson, trombón George Baquet, clarinete; Jimmie Palao, violín; Norwood Williams, guitarra; Dink Johnson, batería. La banda se llamó indistintamente “The Original Creole Orchestra” o “The Creole Band”.
La idea de Bill Johnson consistía en realizar una única gira que empezó en 1913 y que acabó en 1918, ya que la banda se disolvió. Durante casi cinco años esos músicos estuvieron recorriendo el Norte del país ofreciéndose a todos aquellos que querían escuchar buena música ragtime. En sus tarjetas comerciales o de felicitación, aparte del nombre de la banda, les gustaba que apareciera la frase: “Seven Kings Of Ragtime”.
No cabe duda de que “The Original Creole Orchestra” o “The Creole Band” fue una banda que extendió como ninguna, en esos años, la música de Nueva Orleans por el Norte del país y posee un porcentaje elevado de que gracias a ella se “inventara” la palabra “jass”. Desgraciadamente nunca pisó un estudio de grabación.
Según los estudiosos la primera banda de afroamericanos de Nueva Orleans que grabó un disco fue la “Ory’s Sunshine Orchestra” en junio de 1922. Los músicos fueron: Kid Ory, trombón y líder; Freddie Washington, piano; Ed Garland, contrabajo; Mutt Carey, corneta; Ollie “Dink” Johnson, clarinete. Uno de sus temas fue “Society Blues” escrita por el compositor y publicista, J.C. Spikes.

¿Qué es y qué no es jazz? Esta recurrente pregunta aparece en toda la historia del jazz incluyendo el presente. De lo que podemos estar seguros es que “jass” o “jazz” era la música que tocaban y que llamaban “ragtime” los músicos de Nueva Orleans en las dos primeras décadas del siglo XX, ya que así la denominaron en Norteamérica. A partir de ahí… Y también sabemos que esa palabra no procede de Nueva Orleans. Es más, sobre el origen de los términos “jass” o “jazz” sabemos, después de cien años, bastante poco.

Subscribe