Race Records: Crazy Blues (Mamie Smith)

Perry Bradford
Sophie Tucker
Mamie Smith – Fotógrafo: Gilles Petard
Willie “The Lion” Smith
Mamie Smith
Mamie Smith & Her Jazz Hounds – 1922
Mamie Smith
Race Records: Crazy Blues (Mamie Smith)

Perry Bradford (1895-1970) fue un pianista, cantante, compositor y productor afroamericano. De todas estas actividades las que nos interesa resaltar para este artículo son las dos últimas. Bradford solía argüir: “Catorce millones de negros comprarían discos si las canciones estuvieran compuestas y grabadas por uno de ellos”. Su principal cometido consistía en convencer a las más importantes discográficas de que lo que decía era verdad. Lo intentó con las dos que lideraban el mercado, Victor y Columbia y estas no consideraron creíble el proyecto. Sin embargo, un pequeño sello llamado Okeh le propuso a Bradford grabar dos canciones compuestas por él, pero con la condición de que las cantara Sophie Tucker.

Sophie Tucker (1886-1966) aunque nació en Rusia, a los tres meses ya estaba en los USA. Ella fue la reina, casi indiscutible, de la industria del entretenimiento del primer tercio del siglo pasado. Empezó como muchas artistas pintándose su blanca cara de negro para actuar en los “minstrels” (teatros ambulantes) y figuraba en los carteles como una “mammi” gritona, pero refinada. Sophie Tucker bordaba su papel de “negra culona” (poseía una voz más propia de una cantante negra que de una blanca) al punto de que muchas veces al finalizar su número se quitaba uno de sus guantes blancos y con esta acción mostraba que ella era blanca, dejando totalmente aturdido al público asistente. A partir del año 1911, Sophie dejó de embadurnarse la cara de negro y se convirtió en una de las artistas más famosas del vodevil. A cualquier compositor le tocaba el premio gordo si ella accedía a interpretar y/o a grabar una de sus canciones.

Perry Bradford no tuvo más remedio que aceptar las condiciones de la discográfica y preparó una sesión de estudio con Sophie Tucker de vocalista con la intención de grabar dos de sus composiciones “That thing called love” y “You can’t keep a good man down”. Cuando faltaba un par de días para la sesión, la cantante comunicó a la discográfica su absoluta imposibilidad de acudir al estudio para realizar las grabaciones en la fecha acordada. Los motivos no están claros. Hay quien opina que se encontraba enferma mientras que otra posibilidad pudiera haber sido que tenía vetado por motivos contractuales trabajar para la discográfica Okeh.
Ante este imponderable y con las horas de estudio contratadas Bradford propuso a los responsables del sello a la cantante afroamericana Mamie Smith en sustitución de Tucker.

Mamie Smith (1883-1946) era toda una veterana del mundo del entretenimiento en el que llevaba alrededor de veinticinco años. Había nacido en Cincinnatti, Ohio, y con diez años ya era una de las componentes de un grupo de baile llamado “Four Dancing Mitchells”. De adolescente se unió al grupo de vodevil “The Smart Set” como bailarina. Acabó instalándose en Harlem donde actuando en sus numerosos clubes realizó una exitosa transición de bailarina a cantante.
Perry Bradford montó un musical en 1918 titulado “Maid in Harlem” que se representó en el Lincoln Theatre de Harlem y contrató a Mamie Smith como una de las protagonistas del espectáculo, por tanto, conocía la valía de la artista.
A la vista de este curriculum Fred Hager, director de Okeh Records, aceptó que la cantante afroamericana grabara las canciones de Bradford antes mencionadas, cosa que hizo el 14 de febrero de 1920. El 78 rpm salió al mercado y pasados unos meses el sello Okeh consideró que había alcanzado una cifra de ventas lo suficientemente importante como para proponer a Mamie Smith y a Perry Bradford que grabaran un nuevo disco.
Bradford consideró que la cara A del mismo podría ser una canción que Mamie Smith ya cantaba en el musical “Maid in Harlem” bajo el título de “Harlem Blues” aunque lo cambió por el de “Crazy Blues” debido a un posible problema con el copyright. La cara B fue para el tema “It’s right here for you”. La sesión de grabación fue el 20 de agosto 1920.

Esta sesión está rodeada de un cierto misterio ya que el pianista que tocó en la misma, Willie “The Lion” Smith, comentó que la melodía de “Crazy Blues” era una copia de una vieja y obscena canción que se hizo famosa en los burdeles de principio del siglo XX con el título de “Baby get that towell wet”. Historias como esta, que se remontan a melodías que se interpretaban a finales del siglo XIX principios del XX, existen a cientos sobre todo si fueron compuestas por afroamericanos ya que estos en su mayoría no se ocupaban de registrarlas, lo que dificulta en grado sumo o hace imposible que los estudiosos consigan averiguar las verdaderas autorías de las mismas.

El disco de 78 rpm conteniendo “Crazy Blues” llegó a las tiendas y en un par de semanas vendió en Harlem más de 78.000 copias alcanzando la cifra del millón al cabo de un año y dentro de la comunidad afroamericana. Este hecho sin precedentes le dio la razón a Perry Bradford y el sello Okeh se dio perfecta cuenta de que existía un importante colectivo de personas que hasta ese momento había sido totalmente invisible para el departamento de marketing. La compañía creó una subdivisión a la que llamó “Race Records”. En ella tenía cabida toda la música negra: el blues, el jazz, los espirituales, el gospel o cualquier tipo de música popular que fuera interpretada y/o compuesta por músicos negros. Este hecho también trajo consigo que los caza-talentos del sello salieran en busca de nuevos valores con los que ir llenando el catálogo de la recién creada sección de los “Race Records”.
El resto de discográficas, grandes y pequeñas, siguieron el ejemplo de Okeh y crearon sus correspondientes departamentos dedicados a los “Discos de Raza”.

Debemos nombrar al sello “Black Swan Records” que fue el único fundado por afroamericanos.
Tuvo un corto recorrido, de 1921 a 1923, pero consiguió un fondo de catálogo de ciento cincuenta discos. Entre los músicos que grabaron para este sello se encuentra gente como Louis Armstrong, Ethel Waters o Alberta Hunter. También se ocupó de grabar a los afroamericanos que se dedicaban a la música clásica.

La denominación de “Race Records” en la industria discográfica estuvo vigente en los años veinte para ir desapareciendo paulatinamente durante los años cuarenta. Si echamos un vistazo a sus catálogos vemos que un buen número de los músicos que los conformaron – pertenecientes a cualquiera de las categorías de la música negra – hoy nos son totalmente desconocidos, pero en ellos también habitaron los grandes músicos cuyos nombres figuran en los puestos de honor de la historia de la música norteamericana de los años veinte y treinta del siglo pasado. El apartado de jazz fue el que primero se “independizó” de los “Race Records” ya que la discográfica “Blue Note” se fundó en 1939 con un extraordinario catálogo, sin etiqueta alguna, de músicos negros. Igualmente, en 1942 vio la luz el sello Capitol también con una dedicación importante al mundo del jazz. Y por último voy a nombrar a la discográfica llamada Verve fundada por Norman Granz en 1956. Norman es para muchos estudiosos “la persona de más éxito de la historia del jazz”. Consiguió con acierto promocionar conciertos de bandas racialmente mixtas para audiencias también racialmente mixtas dando lugar a lo que se conoce en la historia del jazz como “Jazz At The Philharmonic”.

La primera canción que os propongo escuchar es “Crazy Blues” por Mamie Smith and Her Jazz Hounds: Willie “The Lion” Smith, piano; Addington Major o Johnny Dunn, corneta; Dope Andrews, trombón; Ernest Elliot, clarinete; Leroy Parker, violín. Grabación: 10 de agosto de 1920.

El siguiente video es una de esas rarezas que te encuentras en Youtube. Mamie Smith participó en dos cortos y en cuatro largometrajes a lo largo de su vida. En el año 1939 fue la protagonista de una película titulada “Paradise in Harlem” en la que canta un par de temas. Uno de ellos se titula “Lord, I love that man” que no aparece ni siquiera acreditado en el film. Creo que lo más interesante es ver a Mamie Smith, con sus 56 años, moviéndose en escena

Responder a Alberto Serafín Moschini Cancelar la respuesta

2 de comentarios
  • Allá por 1995, un conocido gurú argentino, publicó un libro que tengo siempre a mano (Blues+Jazz: Un siglo después). Te arrimo algunos datos sobre Mamie Smith, que tomé de allí. Parecería ser que Mammie nació en 1890. Anduvo cantando en la agrupación de un cornetista: la “Johnny Dunn’s Jazz Hounds”. Luego formó su propia orquesta, grabando para “Okeh”, donde tuvo su primer éxito allá por 1914, en el teatro “Lafayette. Recién se afirmó en N. York, por 1925. Probó en el cine y participó en “Paradise in Harlem” con la banda de Lucky Milinder.

    • Efectivamente. El segundo video de Mamie Smith que puedes ver en mi artículo es de una escena de Mamie Smith en la película “Paradise in Harlem”. También he adjuntado el cártel anunciador de la película. Lo que realmente me interesa de tu comentario es el libro “Blues + Jazz: Un siglo después”. Su autor es ¿Walter Thiers? Si es así está en Amazon y me lo puedo comprar. Te doy las gracias por la información. Saludos.

Más de este programa

Subscribe

Últimas entradas