Jack Kerouac: Entre el “Beat” y el “Be Bop”

Jack Kerouac
Thelonious Monk, Howard McGhee, Roy Eldridge, and Teddy Hill en Minton’s Playhouse. 1947 – Fotógrafo: William Gottlieb
Dizzy Gillespie
Allen Ginsberg & Jack Kerouac

Jack Kerouac: Entre el “Beat” y el “Be Bop”

De la misma manera que unos músicos, en la mitad de los años cuarenta, quisieron romper con las reglas que hasta entonces regían en el mundo del jazz, y su incumplimiento dio lugar al nacimiento del Jazz Moderno, unos escritores estaban en esa misma tesitura. A su arte le dotaron de nuevas y revolucionarias ideas dando como resultado un nuevo movimiento literario. A quienes lo abrazaron, se les conoce como pertenecientes a La Generación Beat.
Uno de sus máximos exponentes fue Jack Kerouac (1922-1969). En un texto que fue publicado originalmente en la revista “Esquire” y que formó parte del libro “La filosofía de la Generación Beat y otros escritos”, Kerouak dice lo siguiente: La Generación Beat fue una visión que tuvimos John Clellon Holmes 67 y yo, y Allen Ginsberg más salvajemente todavía, hacia fines de los años cuarenta, de una generación de hipsters locos e iluminados, que aparecieron de pronto y empezaron a errar por los caminos de América, graves, indiscretos, haciendo dedo, harapientos, beatíficos, hermosos, de una fea belleza beat — fue una visión que tuvimos cuando oímos la palabra beat en las esquinas de Times Square y en el Village, y en los centros de otras ciudades en las noches de la América de la posguerra — beat quería decir derrotado y marginado, pero a la vez colmado de una convicción muy intensa.

Jean-Louis Lebris de Kérouack, más conocido como Jack Kerouac, nació en Lowell, Massachusetts, el 12 de marzo de 1922. Con 17 años terminó la High School en Massachusetts y se instaló en Nueva York donde cursó estudios en la escuela Horace Mann. Allí conoció a Seymour Wyse que se convertiría en su mejor amigo.
Seymour era un inglés fanático del jazz y fue él quien llevó a Kerouac a Harlem para que tomara contacto con la música de Thelonious Monk, Dizzy Gillespie y Charlie Parker. También le hizo escuchar un montón de vinilos ya que trabajaba en la tienda de discos Chelsea situada en el Village. Resultaba curioso ver a Kerouac y Wyse improvisar juntos verbalmente cantando al compás de los discos que ponía este último.
Diez años más tarde, después de abandonar sus estudios académicos, un breve período en la marina mercante, y unos cursos de creación literaria que culminaron con la publicación de su novela “The Town and the City”, Kerouac decidió abandonar las ideas tradicionales propias del oficio de escritor y crear un estilo libre que se inspirara en el jazz. Para ello, lo primero que hizo fue contactar con Jerry Newman, un amigo de sus tiempos en la escuela Horace Mann. Lo había conocido por medio de Seymour Wyse, ya que ambos habían trabajado en la tienda de discos Chelsea.
Newman se percató al instante de que Kerouac estaba entusiasmado con la música de jazz y le permitió asistir a unas grabaciones privadas que estaba a punto de realizar. Con la aprobación tácita de los músicos y de los dueños del Minton’s Playhouse y del Clark Monroe’s Uptown House, era su intención grabar las jam-sesions que se realizaban en los citados clubs con un magnetofón portátil.
Desde finales de 1940 hasta el mes de agosto de 1941, Newman registró cientos de canciones. Entre los músicos que las interpretaron estaban Thelonious Monk, Kenny Clarke, Roy Eldridge, Charlie Christian, Dizzy Gillespie, Charlie Parker, Hot Lips Page, Don Byas, Joe Guy, Helen Humes…
En el año 1951 Jerry Newman creó un sello discográfico al que llamó “Esoteric Records” e incluyó varias de las grabaciones del Minton’s y del Clark Monroe (alrededor de cincuenta temas). Estos discos los sacó al mercado sin ninguna participación ni consentimiento de los músicos y han estado circulando durante años en un mercado underground y supongo que se habrán convertido en verdaderos tesoros para los coleccionistas.

Una canción perteneciente a uno de esos discos se grabó un día del mes de mayo de 1941. Los músicos que estaban sobre el escenario del Minton’s Playhouse eran: Dizzy Gillespie, trompeta; Kenny Kersey, piano; Nick Fenton, contrabajo; Kenny Clark, batería. Realizaron una improvisación sobre la parrilla armónica del standard titulado “Exactly like you” compuesto por Jimmy McHugh con letra de Dorothy Fields para la revista “Lew Leslie’s International Revue” de 1930. Dizzy Gillespie la llamó “Kerouac” como un regalo al “aspirante a novelista” que es como le llamaban a Jack Kerouac, que además era de los poquísimos blancos que estaba presente en las “jam-sessions”.

Allen Ginsberg, otro de los escritores perteneciente a la Generación Beat, explicó lo siguiente: “La prosa de Kerouac está llena de música y be bop y es un reflejo de su estudio de los ritmos y respiraciones de Charlie Parker. Toda esa experiencia de la exhalación del espíritu del aliento en la música fue, según Kerouac, la influencia determinante en el estilo de su prosa y su poesía, particularmente en el primer manuscrito de “On the Road”.

 La novela “On the Road” (En el Camino) es la obra cumbre de Jack Kerouac, la más representativa de la Generación Beat y una de las mejores de la literatura norteamericana. El argumento de la obra está basado en unos viajes que Kerouac y sus amigos realizaron por los EE.UU. y México entre 1947 y 1950. Según el propio autor la escribió con su “prosa espontánea” en tres frenéticas semanas de abril de 1951. Precisamente esa manera de frasear de forma improvisada fue la causa por la que el manuscrito de “On the Road” durmiera en los cajones de varias editoriales durante seis años, ya que todas ellas pensaban que era una obra que se alejaba del “mainstrean” literario y no querían correr riesgos. Llegó el año 1957 y una editorial valiente, “Viking Press”, la publicó. Y la vida de Kerouac cambió drásticamente.
“On the Road” se convirtió en un gran éxito de ventas. Kerouac ya no era el autor ignoto, rechazado, era una celebridad al que le requerían los mejores programas de radio y televisión. El coste de toda esta fama se tradujo en que tuvo que construir un muro de dos metros alrededor de su casa para que esta no fuera invadida por jóvenes, la mayoría bebidos. Sus amigos de parranda le empezaron a mirar raro, o a intentar aprovecharse de él. Se aisló. Se recluyó. Abandonó la vida pública y social. Y cada vez bebía más.
Esta era una de sus frases recurrentes: “Soy católico. No puedo cometer suicidio, pero planeo beber hasta matarme.”
El 20 de octubre de 1969, Jack Kerouac se encontraba en su casa y tuvo una hemorragia interna.
Le llevaron al hospital para operarle de urgencia, le anestesiaron y nunca más se despertó. El alcohol había acabado con él. Tenía 47 años. Y su frase resultó profética.

En el año 1959, Jack Kerouac escribió un ensayo con el título de “The beginning of Bebop” que apareció publicado en el mes de abril en la revista “Escapade Magazine”. En él podemos leer lo siguiente:
“Aquella noche Thelonious introdujo al piano una rígida nota fuera de tono para conmoción de todos. Minton’s Playhouse, las estrellas de la noche, una jam “after hours”, 10 p.m, un bar para gente de color y un hotel al lado. Uno o dos visitantes blancos, algunos de Columbia, otros de Ningún Lugar, otros de los barcos, algunos de la Fuerza Aérea y Naval de los marines, otros de Europa. La misteriosa nota logró que el trompetista levantase una ceja. Dizzy se sorprendió por primera vez aquel día. Se puso la trompeta en los labios y sopló una húmeda nota difusa. ¡Hee ha ha!” reía Charley Parker, agachándose para rascarse el tobillo con disimulo. Se puso el alto en la boca y espetó: “¿No te lo había dicho?”. Notas de jazz, conversando elocuentes como grandes poetas de extraños países con lenguajes extraños, como liras tocadas por el mar y nadie lo comprende porque es un lenguaje que aún no está vivo en la tierra. El Bop es el lenguaje de África que se va incrustando en América, al avanzar suena como un gong. África es el nombre de un golpe descompasado que intenta salir, el inesperado y desinhibido grito que clama amortiguado cada vez que suena la trompeta de Dizzy Gillespie – Haz lo que quieras – insinúa la melodía durante otra improvisación… o en el puente en un intento desgarrador, ¿por qué ser sutil y falso?”

 Vamos a juntar a los tres músicos que aparecen en el ensayo de Jack Kerouac: Thelonious Monk, piano; Dizzy Gillespie, trompeta; Charlie Parker, saxo alto. Les acompañan: Curley Russell, contrabajo; Buddy Rich, batería. La canción que os propongo escuchar es un standard titulado “My melancholy baby” compuesto en el año 1912 por Ernie Burnett con letra de George A. Norton.
Thelonious y compañía grabaron la canción el 6 de junio de 1950 y fue uno de los cortes del álbum titulado “Bird and Diz”.

Subscribe

Últimas entradas