Alejandro Doñágueda 5Tet: Ayyub (CD)

Alejandro Doñágueda

Alejandro Doñágueda 5Tet: Ayyub

Yo no sé quiénes se conocieron en el minibar, pero si ese encuentro le sirvió de inspiración a Alejandro para componer la canción titulada “Te conocí en el minibar” vale la pena que se repita otra vez, ya que la citada melodía es muy bella, ensoñadora y romántica con un toque de tristeza. Quién sabe qué le pueden proponer las musas al músico en una segunda cita.
Me estoy refiriendo al saxofonista y compositor Alejandro Doñágueda (autor de todos los temas del disco) que junto al pianista Israel González, al guitarrista Alex Comín, al bajista Jesús Martí y al baterista Samuel Blasco acaban de editar un disco al que han titulado, “Ayyub”. El grupo lleva el nombre de “Alejandro Doñágueda 5Tet”.
“Te conocí en el minibar” es uno de los cortes del C.D. y para mí es el tema más logrado del mismo. Una balada como las que nos tenía acostumbrado Ben Webster y que el saxo de Alejandro penetra en las sonoridades del que fuera uno de los mejores tenores de la historia del jazz. Si a “Te conocí en el minibar” se le escribiera una inspirada letra podría sin duda entrar en el universo del jazz vocal.

La escucha del disco me ha permitido dividir sus canciones en dos grupos: las baladas y aquellas interpretadas en un tempo rápido. En las primeras se hallan la canción anteriormente expuesta y los cortes “¡¡Y esa preta pues!!” “Tummy” y “Ayyub”. Bajo mi punto de vista Alejandro se maneja mejor, como compositor, en los tempos lentos. Melodías bien cuidadas y con un buen gusto musical. Me atrevería incluso a exponer que también las improvisaciones están más logradas, no solo las suyas sino también las de Israel y Alex, e improvisar en los tiempos lentos es siempre más complicado. El grupo de ritmo, según quién sea el que esté improvisando, impecable.

Los temas “Klein”, “Momentos” y “Dedos de aguilucho” tienen un componente de música pop o rock que se fusiona con el jazz. Cuando las he escuchado un par de veces mi mente se ha ido a cuando yo era un seguidor de la música pop, es decir a mi adolescencia y juventud, años sesenta y setenta, y el grupo que me ha venido casi desde el más allá ha sido “King Crimson” y alguno de sus temas instrumentales. Es lo que me ha ocurrido y así lo comento. Al fin de cuentas uno no tiene mucho poder sobre dónde tu mente te transporta. También quiero comentar la excelente labor en estos temas del bajista (Momentos), el baterista y el guitarrista.  

Desde que escuché por primera vez la canción que abre el álbum y titulada “¡Qué tal o qué!” tuve claro que, debido a su arreglo, con ese piano insistente y repetitivo, podía servir perfectamente como sintonía para una película o serie televisiva con un argumento detectivesco y ubicado a finales de los setenta.  

Para terminar, Alejandro, Israel, Alex, Jesús y Samuel han conseguido que pase unos buenos momentos escuchando la música que más siento. Esa música que si te atrapa lo hace para siempre. Esa música sin retorno a la que llamaron: Jazz.

El disco está en Spotify y lo podéis escuchar pinchando aquí.

Subscribe

Últimas entradas