Mi “Songbook” de Billy Strayhorn

Billy Strayhorn
Mercer Ellington
Johnny Hodges
John Latouche
Ella Fitzgerald & Duke Ellington
Duke Ellington – 1957.
Duke Ellington & Billy Strayhorn – Paris – 1960. Foto: Herman Leonard
Johnny Mercer
Barbra Lica
Duke Ellington & Billy Strayhorn
Ed Reed
Ed Reed
John Coltrane en el Van Gelder Studio – Junio 1965. Photo: Chuck Stewart
Duke Ellington
Kevin Mahogany
Billy Strayhorn
Billy Strayhorn
Kay Davis & Duke Ellington
Sarah Vaughan
Mi “Songbook” de Billy Strayhorn

Hace unas semanas escribí un artículo que titulé “Cuando Billy (Strayhorn) Encontró a Duke (Ellington)”. En él comenté cómo se produjo esa unión que duró casi tres décadas, pero dediqué solo unas pocas líneas a sumergirme en la parte más importante de la vida de Billy Strayhorn: su música. Os dije, así mismo, que en próximas fechas remediaría esa omisión. Ha llegado el momento.

En el año 1939, Duke Ellington y su orquesta viajaron a Europa para realizar una larga gira por varios países. Billy Strayhorn permaneció en Nueva York y aprovechó la ausencia de su jefe (su estancia en Europa duró tres meses) para componer. Fruto de ese trabajo vieron la luz melodías como la titulada “Day Dream”.
A Mercer (el hijo de Duke) le encantó el tema y le pidió permiso a Strayhorn para poder interpretarla con la banda que había creado en la Juilliard School of Music donde estudiaba. El compositor le dio el correspondiente permiso y “Day Dream” fue escuchada por primera vez en Nueva York por el grupo de Mercer Ellington.

A finales de 1940, el saxofonista de la banda de Ellington, Johnny Hodges montó una pequeña formación para grabar un disco. Contó con el propio Duke al piano, el resto de músicos fueron: Cootie Williams, t; Lawrence Brown, tb; Harry Carney, bs; Jimmie Blanton, b; Sonny Greer, d. (Todos componentes de la banda de Ellington). La sesión se materializó en un estudio de Chicago el 2 de noviembre. Interpretaron cuatro temas y uno de ellos fue “Day Dream”. La canción de Strayhorn formó parte por primera vez de un disco.

El letrista John Latouche le escribió una letra a “Day Dream” que dice lo siguiente:

Ensueño ¿por qué me persigues tanto? / En lo más profundo de un resplandor rosado / me muestras la cara de mi amado / Ensueño, camino por el aire / y allí construyo un castillo / para compartirlo con mi amado / No tengo ninguna noción del tiempo / el sol brilla en el cielo, mientras yo deambulo por la bruma / Ensueño, no desparezcas hasta que él / tenga mí mismo ensueño / Ensueño ¿por qué me persigues tanto? / Mientras yo esté habitando en el resplandor rosado / quiero que me devuelvas a mi amor.

 El 24 de junio de 1975, Ella Fitzgerald junto a la banda de Duke Ellington entraba en los estudios “Fine Recording” de Nueva York para grabar tres temas. El primero de ellos fue “Day Dream” y Ellington le cedió el puesto de pianista a Billy Strayhorn. Esta canción formaría parte del doble L.P. titulado “Ella Fitzgerald Sings the The Duke Ellington Song Book Vol. 1.

En el libro escrito por Mercer Ellington y Stanley Dance y titulado “Duke Ellington – Una Biografía Íntima” podemos leer que Duke Ellington confesó que compuso la canción “Satin Doll” para su amante Evie “Bea” Ellis a quién los chicos de la banda le habían puesto el apodo de “Thunderbird” (Pájaro de Fuego), ya que sacaba sus uñas a relucir si alguna competidora se acercaba demasiado al Duque. Esta confidencia la realizó bastantes años después de que “Satin Doll” se hubiese convertido en un standard de jazz.
Según el libro de David Hajdu “Lush Life: A Biography of Billy Strayhorn” la génesis de “Satin Doll” es completamente diferente. Strayhorn había escrito una canción, tanto la letra como la música”, dedicada a su madre. A Ellington le gustó la melodía, se olvidó completamente de la letra y la grabó el 6 de abril de 1953 con el título de “Satin Doll” y acreditándola exclusivamente a su nombre. Este trabajo fue el primero que realizó para el sello Capitol y se convirtió en un más que modesto éxito, ya que llegó al puesto 27 de los discos más vendidos. Era el año 1953 y el “rhythm & blues” (rock and roll) ya copaba con sus temas las listas de éxitos. De hecho “Satin Doll” fue el último logro comercial de Ellington.

En las casi tres décadas que duró la colaboración entre Duke Ellington y Billy Strayhorn solo existió un momento en que pareció que esa unión, que había ido como la seda, se iba a hacer añicos. El problema se suscitó precisamente por la autoría (y el copyright) de “Satin Doll”. Esta vez Strayhorn no sé calló y al final se llegó a la solución de compartir todos los derechos de la canción. Yo me inclino a pensar, dadas las personalidades de cada uno, de que “Satin Doll” es un tema de Billy Strayhorn.

La compañía Capitol con buen criterio pensó que una letra le vendría muy bien a “Satin Doll” de cara al jazz vocal. Evidentemente no eligieron la letra de Strayhorn (de la cual no ha quedado ningún indicio) ya que prefirieron algo más romántico que la oda que este le había escrito a su madre.
Para este trabajo eligieron a uno de los mejores letristas del Tin Pan Alley: Johnny Mercer.

Mercer echó mano del “slang” norteamericano durante toda la canción al que trufó con nuevas expresiones y lo entremezcló con varias palabras en español. La conclusión es que, al día de hoy, existen varias frases de la canción de las que no estoy totalmente seguro de qué es lo que Mercer quería contarnos.
Aquí está la letra de Johnny Mercer:

Cigarette holder which wigs me / Over my shoulder, she digs me / Out cattin’ my satin doll / Baby, shall we go out skippin? / Careful, amigo, you’re flippin’ / Speaks latin my satin doll / She’s nobody’s fool so I’m playing it cool as can be / I’ll give it a whirl but I ain’t for no boy catching me/ Swich-e-rooney / Telephone numbers well you know / I doing my rhumbas with uno / And that’n my satin doll

Capitol no se equivocó al escribir una letra a “Satin Doll” la cual los críticos la calificaron de: “inteligente, marchosa, “slangy”, casi como si fuera de mentira” – ya que se convirtió en muy poco tiempo en un tema standard del jazz vocal y lo sigue siendo en nuestros días.

El británico-canadiense Peter Appleyard (1928-2013) fue un compositor, director de banda y vibrafonista que estuvo en activo desde 1957 hasta que partió de este mundo. Su último trabajo, que data del 2013 lo tituló “Sophisticated Ladies”. El álbum contiene diez standards de jazz y para interpretar cada uno de ellos eligió a una vocalista diferente. Para “Satin Doll” le tocó el turno a esa damita canadiense de jazz de nombre Barbra Lica. El primer disco a su nombre salió en 2012 y al día de hoy cuenta ya con otros seis álbumes en su haber.

Thomas Edward Brown (1830 – 1897) fue poeta, educador y teólogo que nació en la Isle of Man perteneciente a la corona británica. Escribió el poema titulado “My Garden” cuyo primer verso comienza de esta manera: “A garden is a lovesome thing, God wot!”. Esta frase le inspiró a Billy Strayhorn (al menos el título) de su composición titulada “A Flower is a Lovesome Thing” de la cual escribió, tanto la música como la letra, en el año 1944. Esta melodía se encuadra dentro de aquellas que están consideradas las “más clásicas” (como “Day Dream”) ya que pudieran estar influenciadas por la música impresionista francesa de compositores como Debussy o Ravel. Está documentada la admiración que sentía Strayhorn por los citados músicos.

El 17 de julio de 1946, la orquesta de Ellington ofreció un recital para Capitol Radio que fue grabado en los estudios de Hollywood. El L.P. resultante salió con el título de “Duke Ellington – Captitol Transcriptions – Program Service From Hollywood”. Uno de los temas que grabaron fue “A flower is a lovesong thing”.

La letra que Strayhorn escribió para “A Flower is a Lovesome Thing” dice así:

Una flor es algo con encanto / algo encantadoramente delicioso lleno de vida / un narciso, una rosa, no importa donde nazca / siempre será una preciosidad que me encantará / Una flor es el corazón de la primavera / ellas logran que susurren las ondulantes laderas / por el amable viento que sopla / que sopla afectuoso para que se den cuenta de que una flor es algo encantador / Se las escucha con la brisa / se balancean en los árboles / en el silencio de la noche / o cuando empieza a nacer el sol / parece un milagro / Las azaleas beben de los pálidos rayos de luna / Las gardenias flotan a través de los sueños / vayan donde vayan pueden crecer / no importa a dónde tú te dirijas / una flor es algo con encanto.

 Voy a proponeros escuchar “A Flower is a Lovesome Thing” por un vocalista atípico ya que grabó su primer disco con 78 años. El nombre de este cantante es Ed Reed que estuvo durante cuatro décadas prisionero de las drogas, incluso pisó la cárcel. Su adición le apartó de cualquier atisbo de carrera musical, pero al final supo salir de ese infernal viaje. En el año 2007 grabó un álbum con el título de “Love Stories” donde interpretó el tema de Strayhorn. A este álbum le han seguido tres más y que dure.

Mientras Strayhorn estuvo estudiando en Pittsburg, en la Westinghouse High School, estrenó un musical que tituló “Fantastic Rhythm” en 1935.  La cantante Marie Pleasant formó parte del elenco de actores y relató lo siguiente: “Uno de los números más importantes que realicé en “Fantastic Rhythm” fue interpretar la canción titulada “My Little Brown Book” que más adelante se hizo muy famosa. Bill me solía decir: “Tú me inspiraste para escribirla”. La razón fue que yo era tímida y callada y la canción habla de una persona así. El utilizaba la palabra “peruse” (alguien que hace todo con sumo cuidado) y yo la he seguido utilizado desde entonces. Para la revista había un grupo de jóvenes principiantes, incluido Henry Lee que realiza una pequeña pantomima acompañado por el piano de Bill. Nosotros la llamábamos “The Silent Fight” (La pelea silenciosa) aunque no lo era. Los diálogos de las diferentes escenas del musical trataban de situaciones cotidianos de una ciudad como si esta fuera grande e importante. Strayhorn escribió diez canciones originales, el acompañamiento para los números de baile, los sketches cómicos y la música incidental; así mismo escribió todos los arreglos para una orquesta de doce músicos. Y el libreto entero.
Otro miembro de la obra llamado Clyde Broadus recordaba: “Él sacaba una canción de la nada. La componía, la escribía y la tocaba. Yo le observaba. Estaba sentado en su casa, mirando cómo creaba música. Estaba simplemente sentado allí – dit, dit,dit, dit… Yo le pregunté ¿cómo lo haces? Él me respondió: “No lo sé. Me viene así”.

Os dejo la canción “My Little Brown Book” interpretada por Duke Ellington y John Coltrane que forma parte del álbum titulado con los dos nombres de los músicos. Los restantes fueron: Aaron Bell, contrabajo; Sam Woodyard, batería. La grabación se realizó el 26 de septiembre de 1962 en Englewoow Cliffs (New Jersey).

La letra que escribió Billy Strayhorn para “My Little Brown Book” dice así:

Mi librito marrón con la encuadernación plateada / cómo me sigue recordando esa evocación que me persigue / En un rincón tranquilo, hojeo sus páginas y recorro la historia eterna de un amor que no llegó a convertirse en realidad / Hay una página donde se encuentra esa fecha de esa fatídica noche cuando, alrededor de las ocho, descubrí que ya no me amabas / Después, ya no quedó nada, solo una puerta oscura e inútil que escondía el brillo de las estrellas / En mi librito escribí lo que sentía tu corazón, pero ahora que estamos separados, solamente esas palabras y aquel último y dulce beso es todo lo que queda de ti, todo lo que queda de ti.

 Para la versión cantada de “My Little Brown Book” os propongo la que interpretaron el cantante Kevin Mahogany y el saxofonista tenor Tony Lakatos en su álbum titulado “The Coltrane, Hartman Fantasy Vol. 1”. El resto de músicos fueron: Thomas Rückert, piano; Henning Gaillng, contrabajo; Martin Vink, batería. Se grabó los días 20 y 21 de julio de 2009.

Ahora toca que os presente a la mejor canción que compuso Bill Strayhorn en toda su vida. Cualquier otra opinión al respecto será siempre bienvenida.
El tema se titula “Lush Life” (Vida Exuberante). A Tete Montoliu le pidió una vocalista de jazz (no me acuerdo quién fue) que le nombrara dos o tres temas difíciles de cantar con los cuales ella pudiera perfeccionar su técnica. Tete le respondió: “Si cantas bien “Lush Life” ya no tendrás ninguno problema en interpretar cualquier canción”.
El 29 de mayo de 1958, Frank Sinatra estaba en los estudios The Capitol Tower para grabar las canciones para el álbum titulado “Only the lonely”. “Lush Life” era una de las elegidas, pero Franky no pudo con ella y la desechó para el citado trabajo. Al cumplirse los 60 años de esa sesión, Capitol Records sacó una edición de lujo del disco “Olny the lonely” e incluyó las tomas falsas de Sinatra en “Lush Life” antes de rendirse y existe un video en YouTube que las recoge.
“Lush Life” consiguió una gran aceptación por parte del público a partir de la versión que de ella realizó en 1949 Nat King Cole. Billy estuvo durante toda su vida despotricando de esta versión ya que el conocido arreglista Pete Rugolo se tomó demasiadas libertades con el arreglo y suprimió toda esa atmósfera atonal que rodea la canción convirtiéndola en “otra cosa”. Supongo que estará en alguna parte de Youtube. Por mí ahí se va a quedar.

“Lush Life” es una obra maestra de una fatalista sofisticación que tardó años en fermentar y que Staryhorn la terminó de componer en 1936. Pero amigos suyos contaron que habían escuchado diferentes versiones de la canción en 1933.
De igual manera que os he comentado cuando he escrito sobre “A Flower is a Lovesong Thing”, “Lush Life” muestra claras influenciadas de la música impresionista francesa de compositores como Debussy o Ravel, con sus armonías atonales y sus cromatismos. Todo ello contribuye a que no sea una pieza fácil de cantarla bien.
La letra que Billy Strayhorn escribió para “Lush Life” es la siguiente:

Solía visitar todos aquellos locales que realmente eran divertidos / esos eran mis sitios preferidos / donde uno podía relajarse sentado en el eje que mueve la vida / sentirla mientras escuchaba jazz o tommaba unas copas / Las chicas que conocía tenían todas rostros tristes o grises con un toque de distinción / solían estar por allí / donde las podías ver / Ellas no despertaban en mí ningún sentimiento /  por mucho que me tomara un montón de copas / Entonces tú te acercaste con tus cantos de sirena / con la intención de volverme loco / Pensé por un momento que tú intencionada sonrisa estaba teñida de tristeza porque me amabas / Ah, sí, estaba equivocado, otra vez estaba equivocado / Estoy solo otra vez / Únicamente durante el último año pensé que las cosas iban por buen camino / Ahora mi vida está fatal otra vez / y si te atienes solo a los dictados del corazón / solamente conseguirás aburrirte / Una semana en París puede mejorarlo todo / realmente lo que más me preocupa es si yo seré capaz de sonreír a pesar de todo / Te olvidaré o eso espero / todavía estás incendiando mi cerebro / Un romance es algo sentimental / que agobia a los que se esfuerzan por buscarlo / Yo viviré una vida exuberante / subsistiendo en un pequeño antro / y allí estaré / mientras me pudro como el resto / de esas personas cuyas vidas son tan solitarias como la mía.

 “Lush Life” describe una vida triste y solitaria que bien podría ser un reflejo de la de Billy Strayhorn, por su condición de homosexual y negro y viviendo en una sociedad, que en su gran mayoría y en aquellos años, no aceptaba a ninguno de ellos.

La orquesta de Duke Ellington solamente interpretó una vez el tema “Lush Life” y fue en el concierto que dio en el Carnegie Hall el 13 de noviembre de 1948. Duke Ellington presentó la canción, a Billy Strayhorn (que se sentó al piano) y a la cantante Kay Davis como se escucha en el video.

La otra versión que me gustaría proponeros es la que Sarah Vaughan grabó en abril de 1956 junto a la orquesta de Hal Mooney. “Lush Life” fue el primer corte del álbum titulado “Sassy”.

Quedan más temas de Billy Strayhorn que vale la pena escuchar, pero por hoy creo que es suficiente. 

Subscribe