Reunión: José María Pedraza y Sergio Albacete (CD)

José María Pedraza y Sergio Albacete
Sergio Albacete y José María Pedraza
José María Pedraza y Sergio Albacete

Reunión: José María Pedraza y Sergio Albacete

La escucha del disco titulado “Reunión” hace bueno el dicho “Dos es compañía, tres es multitud” ya que el saxofonista José María Pedraza y el pianista Sergio Albacete nos han entregado un buen trabajo íntimo y relajante.
Las emotivas melodías compuestas por J.M. Pedraza, “The song of reunión”, “Flor de un día”, “No veo por qué no” y “Eme” bien podría un trovador del siglo XXI dedicárselas a su dama.
El tema “Beatrice” es una oda que el músico Sam Rivers compuso para su mujer en 1965. Lo podríamos definir como modal y se ha convertido en un standard de jazz. Su estructura armónica les permite a los músicos utilizar diferentes lenguajes durante la improvisación y poder demostrar de esta manera su creatividad, como es en el caso presente. “Beatrice” es uno de los temas favoritos de los saxofonistas tenores y un buen número de ellos lo ha tenido o lo tiene incorporado a su repertorio.
Con “Óleo de mujer con sombrero” nos vamos a la isla de Cuba y a una de las canciones que forma la tetralogía que el cantautor Silvio Rodríguez escribió en recuerdo de una mujer que le abandonó. No es, pues, un tema de amor sino de desamor, aunque eso no cambia la estética emocional e intimista que impera en el resto de las canciones que componen el álbum.
Y llegamos a la última canción, que lo es también del disco. Fue una sorpresa muy agradable para mí encontrarme con Brasil. No sé si, debido a mi enamoramiento con la música brasileña, seré imparcial al comentar que, bajo mi punto vista, es la composición más lograda de Pedraza. Los aires de bosanova, de Tom, de Joao… o de Pixinguinha… están presentes en la obra. A destacar la pulsación rítmica, el “groove” que marca Albacete con su piano, a la manera de Joao Gilberto con su guitarra. Esta es la única canción que se sale del camino por el que han transitado el resto que forma el disco.

La conversación que mantienen el saxo y el piano durante todo el disco es la de dos buenos amigos que se conocen, se entienden bien y se escuchan, eso trae consigo que ella resulte inteligente, fluida y muy agradable. Es por ello, que esas corcheas, semicorcheas, blancas y negras que se pasean por la mente del oyente produzcan un efecto relajante y placentero.

Si queréis visitar la web de José María Pedraza y Sergio Albacete pinchar aquí.

Subscribe

Últimas entradas